Si tienes espíritu de aventurero, entonces no pierdas el tiempo y hazte con un mapa, prismáticos y brújula para fijar tu rumbo hacia una experiencia inolvidable. Quiénes han vivido un safari en África, han quedado hipnotizados por la infinita belleza de sus atardeceres. Te proponemos tres formas de adentrarte en la sabana africana y descubrir su encanto, ¿te animas a sacar tu lado más intrépido?

1. A bordo de un 4X4 es una de las opciones más seguras para recorrer la selva. Es la mejor forma de observar de cerca a los animales sin llegar a influir en su hábitat natural. En el camino encontrarás leones, jirafas, cocodrilos, elefantes e hipopótamos, entre otros muchos. Eso sí, te recomendamos que tengas cuidado y no te bajes del vehículo porque se pueden mosquear.

2. En el Parque Nacional de Samburu, situado en el norte de Kenia, puedes optar por hacer un safari a lomos de un camello. Esta opción no es apta para corazones cardíacos, pero puede ser una manera muy interesante de conocer el corazón de África. Para tu mayor tranquilidad debes saber que en esta travesía os acompañará el jefe de la tribu Samburu. Por cierto, en el Parque Nacional de Hell´s Gate, puedes elegir entre hacer un safari en bicicleta o a caballo.

3. Si te van los altos vuelos, ¿qué te parecería un viaje en globo? Mirar hacia abajo y poder admirar toda la belleza natural de la reserva de Massai Mara no tiene precio. ¡Cuélate entre las nubes para quedarte cautivado por las maravillas del continente africano!

Kenia y Tanzania te harán sentir la adrenalina del viajero aventurero que llevas dentro. Además se ha convertido en uno de los destinos de moda de 2013 de los que ya os hemos hablado en anteriores entradas en el blog y que puedes echar un vistazo pinchando aquí. No te lo pienses dos veces y vive el sueño de un verdadero trotamundos.

¿Te atreves?