El agua es importante en la selva.

A no ser que seamos indiana jones, lo normal es que vayamos provistos  de agua o la cojamos de un arroyo, por lo que no me extenderé en que tipo de plantas trepadoras son verdaderos aljibes de agua, ni como deben ser cortadas para que fluya el liquido.  Lo ideal sería una cervecita o un buen vino a temperatura, pero uno de los inconvenientes de la selva son estas pequeñas incomodidades, que por otra parte nuestro hígado agradece.

El agua de la que no sepamos procedencia lo mejor es hervirla, pero como no podemos hacerlo siempre, bueno es llevar pastillas potabilizadoras ( en las dos acepciones, que se pueda beber y con un sabor para potar) pero sabe bastante  mal. Recomiendo que llevéis unas pastillas de redoxon, que además de vitamina C le dará un saborcillo a refresco que disimulara el otro.

A la hora de vadear zonas de agua estancada tras una crecida, en las cuencas de los grandes ríos, amazonas, Orinoco,… tener cuidado, se suelen quedar estancadas las pirañas o caribes, que en aguas que fluyen no son nada peligrosas ni agresivas, excepto si hay una herida que sangrase mucho.  Pero cuando se quedan estancadas  pasan hambre y…. en Venezuela les llaman capacaballos, de solo pensarlo ya duele.

(Fernando, Oficinas Centrales Nautalia)