En 1873 se unificaron, ocupando ambos lados del río Danubio, las ciudades de Buda y Óbuda en la orilla derecha, con Pest en la orilla izquierda. El resultado de esta unificación fue la ciudad de Budapest.

La capital de Hungría es la novena ciudad más grande de la Unión Europea. Probablemente por eso han podido caber en ella tal cantidad de preciosos monumentos. Entre los más destacados, tienes que visitar el Puente de las Cadenas, el Parlamento de Budapest, el Bastión de los Pescadores, la Basílica de San Esteban, el Castillo de Buda y la Plaza de los Héroes. Por supuesto, todas estas reliquias han hecho que Budapest haya sido reconocida como ciudad Patrimonio de la Humanidad.

El Puente de las Cadenas es el más antiguo de los puentes que unen Buda y Pest. Es un puente colgante en el que se han sustituido los cables principales por eslabones rígidos de una cadena. Es uno de los puentes más largos del mundo en su apertura y uno de los más conocidos sobre el río Danubio.

El Parlamento de Budapest es uno de los edificios más conocidos de la ciudad. Se trata del centro de la legislatura húngara y reúne otras instituciones como la biblioteca del Parlamento. El Bastión de los Pescadores es una terraza de estilo neogótico y neorrománico con siete preciosas torres. La Basílica de San Esteban es tan increíble que también es catedral de Budapest.

El castillo de Buda forma parte de la parte de Budapest considerada como Patrimonio de la Humanidad, lo que puede darte una idea de su belleza. Además, en el pasado también fue llamado Palacio Real. La Plaza de los Héroes también forma parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad. Es una de las plazas más importantes de Budapest.

Sin duda… ¡Budapest reúne una auténtica colección de monumentos!