Madrid ha sufrido un profundo cambio social durante los últimos 20 años, cuando los treinteañeros de ahora éramos críos lo más exótico del barrio era tener algún compañero de Marruecos en el colegio. Hoy no hay nada más que dar una vuelta por el Barrio de Lavapiés para adentrarse en lo que algunos califican de Little Senegal, una pequeña comunidad africana que llena el barrio de color, de texturas y de basket en las canchas de Embajadores.

Junto con la comunidad africana empieza a ser cada vez más visible la gente de India, que ha llenado de especias el barrio. Desde hace unos años podemos disfrutar de la comida india más típica en la plaza de Lavapiés, Taandori Masa, pan de lentejas o el curry más picante para los valientes.

Rumanos, rusos, ecuatorianos, venezolanos, nicaraguenses… son nuestros nuevos vecinos, que dan un poco más de color y le dan más salero si cabe a una ciudad tan compleja como Madrid. Pero sin duda la comunidad más importante en nuestra ciudad (a parte de los de “Aquí no hay quien viva”) es la comunidad China.

Trabajadores, inteligentes, discretos y muy prudentes a la hora de establecer relaciones con otras minorías. Cada vez son más los negocios chinos que conquistan a los madrileños; peluquerías, tiendas de ropa, fruterías y un miríada de tiendas de conveniencia, que han pasado a llamarse “Bajar al Chino”.

Pero sin duda una de las cosas que primero nos llamó la atención de esta cultura fueron sus restaurantes. A fuerza de menús standard parece que no hubiera más que Pollo al limón, arroz tres delicias y rollitos de primavera, pero China es mucho más.

Hay pocos restaurantes chinos en Madrid donde encuentres comensales chinos y la comida sea china de verdad y no las versiones europeizadas del barrio. Uno de esos restaurantes es “Buen Gusto” en Santa María de la Cabeza 60.

Lo primero que impacta es ver nada más entrar una foto a tamaño real del Rey con los propietarios del Restaurante, ya te da una pista de que no es el típico restaurante. Luego ver que más de la mitad de las mesas están llenas de chinos o de chinos y europeos… sorprende. Pero cuando te quedarás con la boca abierta será cuando abras la carta del menú.

Recomendación?? Pide que sean los camareros los que te aconsejen

No te arrepentirás, nada que ver con la comida china a la que estamos acostumbrados. No hace falta ser muy valiente que los sabores, sólo dejarse llevar, no te defraudará!

PD > si tienes Foursquare atrévete a añadir una recomendación del sitio, se juntará con todas las que hay ya!

(Patricia, Oficinas Centrales)