Ya ha comenzado el rally más famoso del mundo, que recorre algunos de los lugares más sorprendentes de Perú, Argentina y Chile. En el momento de la salida, un total de 459 vehículos emprendieron una aventura de más de 8.400 kilómetros que les deparará momentos de adrenalina y máxima tensión a lo largo de sus 14 etapas. Ya hemos descubierto el lado menos popular de Perú en la Etapa 1 y después continuaremos por Argentina en la etapa 3, ¿te apetece seguirnos?

El país chileno acogerá el rally Dakar 2013 en dos ocasiones, que serán decisivas en la carrera. La primera estará marcada por una travesía complicada: el desierto de Atacama. La segunda sólo será apta para expertos en carreras de fondo.

Primera parte: Antes de llegar a Argentina

1. Arica será la primera parada en suelo chileno de los corredores, quiénes cambiarán el árido paisaje del desierto por valles, piedras y el cauce del río. Arica es conocida como “la ciudad de la eterna primavera” porque se disfrutan agradables temperaturas durante casi todo el año. De Arica cabe destacar el morro de Arica, el centro cívico de la ciudad, la Catedral de San Marcos de Arica, la Casa de la Cultura y sus diversos museos. Otros atractivos turísticos son el Lago Chungará, uno de los lagos más altos del mundo, la Pucará de Copaquilla y las Termas de Jurasi, con aguas de origen subterráneo.

2. Los vehículos que vienen desde Arica cruzan el desierto de Atacama en una de las etapas más duras de la competición. Los participantes deberán atravesar la reserva Nacional Pampa del Tamarugal, donde se enfrentarán a un terreno difícil caracterizado por los diferentes materiales que caen desde la Cordillera de los Andes, como arena, arcilla y sal. Calama alberga un interesantísimo patrimonio natural, reservando una grata sorpresa al visitante. El rally continúa por Antofagasta y termina muy cerca de la mina de cobre y oro de Chuquitama, el yacimiento a cielo abierto más grande del mundo. Después abandonarán provisionalmente el país chileno para recorrer Argentina.

Segunda parte: La recta final

3. El 17 de enero, los pilotos regresarán a Chile para afrontar el último tramo. Desde el desierto de Fiambalá hasta las rocas y piedras de Copiapó, los corredores encontrarán múltiples dificultades en el descenso de la Cordillera de Los Andes. De hecho, en años anteriores se ha suspendido esta etapa debido a las malas condiciones meteorológicas. El encanto de Copiapó reside su peculiar “desierto florido”, un fenómeno que consiste en la aparición de flores en mitad del oasis. Sin lugar a dudas, se trata de un paraje único.

4. La última etapa complicada nos llevará a La Serena, un recorrido cubierto por arena, salvo algunas piedras al final del mismo. La Serena cobija diversas atracciones turísticas, desde un maravilloso casco histórico hasta una arquitectura de estilo neocolonial. Otro aliciente son sus hermosas playas, que reciben miles de veraneantes al año. Allí es habitual la práctica de deportes acuáticos, especialmente el surf.

5. Un último empujón hasta llegar la capital chilena. En Santiago sólo los mejores cruzarán la meta. Una ciudad rodeada por el fascinante entorno natural que nos regala la Cordillera de Los Andes. Si viajas a Santiago de Chile, no dejes de visitar la Moneda, la Plaza de Armas, sus barrios más emblemáticos, como Providencia, Bellavista, Las Condes o Vitacura, donde encontrarás un ambiente festivo casi las 24 horas del día. Te recomendamos subir hasta la cumbre del cerro de San Cristóbal para obtener una impresionante panorámica de la ciudad.

Aquí culminamos nuestro recorrido por el Rally Dakar 2013 esperando que te hayamos hecho sentir como un verdadero piloto de carreras.

¿Te vienes?