Kiev es una de las ciudades más antiguas e importantes de Europa del Este. Su existencia ha significado la realización de un papel fundamental en el desarrollo de la civilización eslava oriental. La mayor beneficiada, sin duda, ha sido Ucrania, una nación realmente moderna que ha sabido elegir Kiev como capital del estado.

Cuando viajes a la mayor ciudad del país no podrás dejar de visitar la Catedral de Santa Sofía, el primer monumento ucraniano inscrito como Patrimonio de la Humanidad. Se trata del principal edificio del Santuario Nacional “Sofía de Kiev”, la institución estatal responsable de la conservación del complejo catedralicio junto a otros históricos monumentos de Kiev.

En la ciudad existen varios monasterios de obligada visita. El Monasterio de las Cuevas también es Patrimonio de la Humanidad. Es el monasterio más antiguo de Ucrania, ya que su fecha de construcción está recogida en 1051, durante el reinado de Yaroslao el Sabio. En cuanto a su significado, es uno de los lugares santos de la religión ortodoxa oriental.

El precioso Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas se impone en las vistas de la ciudad. Su estilo en la parte exterior es el barroco ucraniano, mientras que en el interior conserva su estilo bizantino original. El Monasterio de Vydubychi es otra de las más interesantes construcciones históricas de la ciudad.

El pintoresco Palacio Mariyinsky es un edificio barroco situado a orillas del río Dniéper. Actualmente es la residencia oficial del Presidente de Ucrania. También hay que destacar la Puerta de Oro, una entrada histórica a través de las antiguas murallas de Kiev; la Iglesia de San Andrés y el Museo de la Gran Guerra Patriótica de Kiev de los años 1941-1945.

¡Viaja a la capital más dorada! ¡Visita Kiev!