Una de nuestras Mundinautas nos relata la historia de su viaje a la Costa Brava en Cataluña.

Fue durante la Semana Santa de 1.984, hicimos el viaje en una BMW 1000, nuestro viaje tenía una gran importancia gastronómica, teníamos conocimiento de varios Restaurantes y lugares turísticos de gran interés.


Salimos de Valencia con dirección a Roses, haciendo una breve parada en Cambrils para comer en un restaurante frente al puerto, dónde sirven un gran variedad de pescados. A continuación proseguimos el viaje hacia nuestro destino. Los 4 días estuvimos alojados en el Hotel Canyelles Platja en la Bahía de Roses, un 3 estrellas que sigue estando muy bien, frente al mar y con una magnifica playa, lo recomiendo.

Un día lo dedicamos a visitar Cadaqués, bonito pueblo marinero dónde Salvador Dalí era muy querido y recordado, aunque su casa se encuentra en Port Lligat, que dista  pocos kilómetros.

Quisimos degustar la cocina del Restaurante El Bulli,  que  entonces no era tan reconocido mundialmente como ahora, pero ya se distinguía. Fuimos a comer y repetimos otro día cenando con unos amigos que quedaron fascinados, recuerdo que la carretera que teníamos que recorrer hasta Cala Montjoi era muy mala, sin asfaltar, tortuosa. El Restaurante se encuentra frente al mar, en un acantilado rodeado de pinos y dónde había un Club Mediterranée, pero estaba cerrado, el lugar resultaba idílico, romántico, de día con una luz especial y de noche con un intenso aroma de pino.

Recuerdo que tomamos un menú degustación, nos gustó muchísimo y repetimos otro día, el carro de tartas que nos presentaban a los postres era de varios pisos, habrían 15 ó 20 diferentes. Un recuerdo inolvidable e irrepetible.

El resto de días disfrutamos de visitas al Lago de Banyoles dónde hay un bonito paisaje. La Bisbal denominada la capital de la cerámica. L´estartit, pueblo pesquero dónde se coge una embarcación con el fondo transparente para recorrer la Reserva Marina de Les Illes Medes, visita obligada. L´escala, otro bonito pueblo de pescadores famoso por sus anchoas.

De regreso visitamos El Far de Sant Sebastia y desde el Hotel El Far de 4 estrellas, construido sobre un acantilado y rodeado de calas se divisa el bonito pueblo de Llafranc, Tamariu y Calella de Palafrugell. Finalizamos el viaje con una comida en El Puerto Pesquero de Les Cases d´Alcanar (Provincia de Tarragona)

Espero y deseo que aquellas personas que no conocen Cataluña se les despierte el interés por visitar los lugares que he comentado.

(Pilar, Nautalia Viajes Valencia)