Jigoku de Bepu, conocido como los Infiernos de Japón, es un conjunto extraordinario de aguas termales de diferentes colores que, en algunos casos, parecen recién salidos del infierno (de ahí su nombre). El conjunto se compone de 9 termas de formación natural.

Los estanques del infierno - Blog de Nautalia

Estas peculiares aguas termales se encuentran en Kyushu, en Japón, y en toda la zona se pueden encontrar:

Umi  Jigoku, de intenso color azul, Oniishibozu Jigoku es parecido a un pantano gris del que emergen burbujas, Shiraike Jigoku (el infierno blanco), Yama Jigoku con pequeños estanques de agua hirviendo, Kamado Jigoku o “la caldera del infierno”, el verdoso Oniyama  Jigoku (el infierno del monstruo), Kinryu Jigoku, llamado el infierno del dragón dorado por la escultura que hay en uno de los estanques, Chinoike Jigoku de intenso color rojo que parece sangre y Tatsumaki Jigoku (El Chorro del Infierno).

Sus aguas ricas en minerales, por lo que han sido utilizadas para curar enfermedades durante siglos.

Según cuenta la leyenda en 1192, Otomo Yoriyusu construyó casas alrededor de estas termas para que sus soldaros reposaran y curaran sus heridas de guerra.

Blog de Nautalia, lagos del infierno

El entorno de las Termas formado por impresionantes bosques es realmente bello y digno de visitar. Si tienes pensado viajar a Japón te recomendamos que intentes visitar estas termas.