Ven a Baleares y descubre la isla de la calma, un destino con un aroma especial. Con este nombre era conocida antiguamente la Isla de Mallorca; se solía decir que en ella reinaba un ambiente de tranquilidad y sosiego que todavía hoy podemos encontrar.

Sin duda esta isla,  la más grande en territorio del archipiélago balear con 3.640 Km2, destaca por su diversidad de paisajes, sus magníficas playas, sus puertos náuticos, sus instalaciones deportivas y por supuesto su infraestructura hotelera. Mallorca es, desde hace años, uno de los destinos vacacionales preferidos por la clase alta española y recibe un gran número de turistas de todos los rincones del mundo.

 

Uno de los principales atractivos es su capital, y también la de la comunidad autónoma de Islas Baleares, Palma de Mallorca. Allí podrás pasear por su calle más concurrida, el Passeig des Born, disfrutando de un día de compras y rodeado de los lugareños, sin dejar de lado la Plaza Mayor, dónde las calles de las Ramblas y la Avenida Jaime III también se convierten en punto de encuentro.

El casco antiguo bien merece una parada, cuenta con numerosas casas señoriales y edificios de gran interés cultural que atraen la atención de los visitantes. Además, no puedes dejar pasar la oportunidad de descubrir el Palau de l’Almudaina, construido sobre un antiguo Alcázar musulmán que los reyes, más adelante, convirtieron en Palacio Real. La Catedral-La Seu, la Basílica de Sant Francesc y la Iglesia de Santa Catalina son otros de los edificios históricos que definen la cultura de la isla. Si tienes suficientes días para visitar la isla con detenimiento, merece la pena darse una vuelta por otros municipios de interés como Calviá y Manacor, ciudad natal del tenista español Rafa Nadal.

Mallorca cuenta con una gran diversidad de playas de todo tipo de arena. Una buena elección es alquilar un coche y visitar toda su costa descubriendo calas y playas desconocidas. Una ruta común suele ser la que va desde la playa de El Portixol, pasado por El Molinar, Coll d’En Rebassa y Can Pastilla para terminar en el Arenal, la playa turística por excelencia.

No olvides acudir al puerto de Mallorca situado en la Bahía de Palma, conocido por deslumbrar con sus enormes yates y barcos de lujo allí atracados. Y si quieres traerte un recuerdo de la isla, prueba con la gastronomía, disfruta de la popular ensaimada mallorquina o la genuina sobrasada.