La historia de Marrakech habla de una ciudad fundada por los almorávides y empleada, por su situación estratégica, como base para ampliar su dominio en Marruecos. Este reino fue derrotado por los almohades y conquistado a lo largo de los años por diferentes tribus que fueron dejando su huella en la ciudad con diferentes obras y construcciones.

Hoy Marrakech es una ciudad en continuo crecimiento que vive principalmente del turismo y de las exportaciones de productos agrícolas que realizan a Europa.

Frutas y dátiles, Viaje a Marrakech en el blog de Nautalia

“La Ciudad Roja”, denominada así por el color de sus edificaciones, está dividida en dos partes, igual que otras ciudades imperiales de Marruecos, la ciudad vieja y la ciudad nueva.

La Medina (ciudad vieja), fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y el lugar más emblemático de la misma es la conocida plaza de Jamaa el Fna, un lugar muy transitado donde la gente acude a realizar actividades tanto comerciales como sociales. Podemos encontrar vendedores ambulantes, puestos de frutas, zumos, especies, dátiles, encantadores de serpientes o tatuadoras de henna. Una mezcla de olores, colores y sonidos se unen para envolverte y hacerte viajar en el tiempo.

Marrakech plaza Jamaa, conoce todo sobre Marrakech en el blog de Nautalia

Guéliz, es el núcleo principal de la ciudad nueva. En esta zona Marruecos nos enseña su cara moderna, con restaurantes y hoteles internacionales, un gran número de tiendas y una animada vida nocturna.

Marrakech es una ciudad con un patrimonio sorprendente y opciones para todos los gustos. Una ciudad llena de contrastes que todo el mundo debería conocer.