Rusia es el país más grande del mundo, de larga historia, intensa cultura, gran potencial económico y con multitud de recursos naturales, industria, tecnología.

Rusia tiene infinidad de lugares que conocer. Sin embargo si es tu primer viaje es imprescindible que visites Moscú y San Petersburgo.

Para preparar tu viaje necesitaras visado, vuelo y hotel. Al no ser que prefieras ir por libre en cualquier agencia de viajes te prepararán todo. Para desplazarse de Moscú a San Petersburgo tienes dos opciones: avión o tren. Aunque es cómodo viajar en primera clase, el viaje en tren durará 12 horas. El avión es más caro, pero también más rápido. Consúltalo en la agencia y elige la opción que más te guste.

Si quieres visitar Moscú y San Petersburgo en un solo viaje es recomendable ir como mínimo dos semanas, visitando cada ciudad durante una semana.

Moscú

Los lugares de mayor interés turístico se encuentran en el centro de Moscú. Muévete por Moscú en el metro y aprovecha la posibilidad de ver las estaciones, espectaculares por su grandeza y dedicadas a los valores y personajes del tiempo soviético.

También en el centro se encuentra La Plaza Roja con el Kremlin, la Catedral San Basilio, el Museo Nacional de Historia, el GUM (centro comercial), el Mausoleo de Lenin, La Catedral de La Asunción y mucho más.

Te recomendamos paseo por una de las más antiguas calles de Rusia – Arbat.  Es una calle peatonal donde puedes ver multitud de edificios históricos, restaurantes, puestos de venta de souvenirs…

Entre los museos destaca el Museo Nacional de Bellas Artes de Rusia – Galería Tretyakov. Tretyakov es el fundador de este museo, que empezó crear la colección de pinturas rusas que a día de hoy se ha convertido en el museo con fama mundial. Las obras de este museo abarcan el periodo desde siglo X hasta  siglo XX.

No puedes perderte la catedral de Cristo Salvador de Moscú, situada a las orillas del río Moskva. No dejes de dar un paseo en barco por río Moskva y visitar las Montañas de Gorriones para desfrutar de las espectaculares vistas de la cuidad y la impresionante arquitectura de la época de Stalin del edificio central de la Universidad de Lomonósov.

Después de pasar una semana en Moscú  es hora de ir a San Petersburgo:

San Petesburgo

San Petersburgo es la cuidad más tranquila que Moscú. Mientras que Moscú es más industrial, San Petersburgo más turística. Fue fundada por Pedro I como “la ventana al mundo Occidental”.

A las orillas del río Neva se encuentran los edificios monumentales de San Petersburgo. Puedes dar un paseo en el barco o ir andando. Desde orillas del río veras Catedral de San Isaac, Hermitage, Fortaleza de San Pedro y San Pablo, La Isla Vasilievski, muchos palacios y museos y puentes levadizos. Mucha gente se junta todas las noches y especialmente en la época de “noches blancas” de San Petersburgo para ver el espectáculo que ofrecen los puentes.

El Hermitage guarda en su interior tres millones de obras de arte, entre pintura, grafica, escultura… Si vas a San Petersburgo tienes que visitar el Hermitage. Te sorprenderá el interior del palacio, que servía de residencia de invierno para zares. El conjunto arquitectónico de palacio incluye una plaza con la columna de Alejandro y una enorme puerta de entrada desde lado de avenida Nevski. Si sales por allí encontraras la avenida que te ofrece un paseo lleno de impresiones.

En la avenida Nevski podrás ver los grandes almacenes de los hermanos Eliséev, el jardín de Catalina, el Río Fontanka, la catedral de Kazán,  la iglesia de la Resurrección de Cristo y mucho más. Si quieres descansar siempre encontraras preciosos parques y jardines en el centro de la cuidad.

Fuera de la ciudad también hay lugares muy importantes que visitar. Petergof es un conjunto de palacio y parque con jardines y fuentes que te lleva hacia el Golfo de Finlandia. “El Versalles ruso” fue la residencia de verano de Zares.

En la Aldea de los Zares que era el pueblo de Pushkin, verás el Palacio de Catalina rodeado de un parque con jardines y un gran lago. La Cámara de Ámbar de palacio fue reconstruida y abierta al público hace pocos años.

¡Ver todo lo que tiene tanto Moscú como San Petersburgo en dos semanas de viaje es un reto difícil, pero merece la pena descubrir la magnificencia Rusa representada por sus dos grandes joyas reconocidas por su belleza mundialmente!