Para algunos el número 13 es sinónimo de mal augurio, pero nosotros creemos que 2013 puede ser un año tan bueno como otro cualquiera. Si quieres asegurarte y entrar en el Año Nuevo con buen pie, te ayudamos con los rituales que dicen traernos buena suerte. ¿Te animas a ponerlos en práctica?

  1. En España acostumbramos a despedir el año con 12 uvas. ¡No te dejes ni una sola uva en el plato! Recuerda que la tradición dicta una uva por cada campanada, pero cuídate de no caer en la habitual confusión de los cuartos.  Si andas mal de dinero, entonces te recomendamos que coloques una joya de oro, preferiblemente un anillo, en una copa de champagne. No olvides que tenemos la Lotería del Niño a la vuelta de la esquina…
  2. En Austria, es habitual quemar incienso con el propósito de ahuyentar a los malos espíritus de las casas. Los austriacos comienzan el año al ritmo del vals y convierten el centro de Viena en una gran pista de baile. Durante la noche de San Silvestre,  “Sylvesterabend”, más de 70 puestos gastronómicos inundan las calles del casco antiguo. La mañana siguiente se conoce con el nombre de “desayuno de resaca”, momento en que los austriacos disfrutan del Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena.
  3. Los alemanes brindan con Sekt, el cava alemán, para despedir el año. No es de extrañar encontrar restos de comida en sus platos tras la cena de Nochevieja porque significa un Año Nuevo lleno de prosperidad. Los alemanes se desean un buen año regalando figuras de cerditos, mariquitas y otros objetos que llevan el emblema “Viel Glück”, que quiere decir buena suerte. Si visitas el país germano durante estas fechas no te puedes perder el “Bleigiessen”, que consiste en fundir una figura pequeña en una cuchara. Después vierten el líquido en un recipiente con agua y según la forma que se obtenga, podremos conocer qué nos deparará el próximo año.
  4. Según la tradición italiana, comer un plato de lentejas durante la cena de Nochevieja te asegura un buen año. ¿Estaríais dispuestos a sustituir los turrones por las lentejas? Otra costumbre es tirar trastos viejos como señal de renovación. Tanto en Italia como en España, una tradición que suma un interesante número de adeptos es llevar ropa interior roja, ya que dicen que atrae el amor.
  5. En Reino Unido conservan el mismo menú que cenaban en la Edad Media. Por eso no es raro encontrarnos con una cabeza de jabalí asada con vino caliente sobre la mesa. Una tradición muy extendida en Gran Bretaña es el “first footing”, esto significa que el primer hombre que visita la casa de sus amigos o familiares tras la medianoche trae buena suerte, y suele regalarles pan, dinero o carbón. Eso sí, no podrá ser rubio ni pelirrojo… Algo complicado, ¿verdad? En Escocia, se celebra el “Hogmanay”, una procesión llena de antorchas para la que los escoceses se visten de vikingos. Durante cuatro días, se celebran eventos relacionados con esta tradición ancestral.
  6. En Hungría aprovechan la noche del 31 de diciembre para abrir las puertas de sus casas y recibir a cualquier invitado que no estaba previsto. Por la noche los húngaros queman unas esculturas conocidas como “Jack Straw”, que simbolizan el mal. Al quemarlas creen que se deshacen de la desgracia.
  7. Curiosamente, los daneses dan la bienvenida al Año Nuevo nada menos que saltando. Para ello se suben a una silla y al escuchar la primera campanada saltan. Otro símbolo de buena suerte es encontrar platos rotos en la puerta de casa. De hecho, los daneses guardan la vajilla estropeada para tirarla durante esa noche. Es más, cuantos más platos rotos nos encontremos en la puerta de casa el día 1 de enero, significará que más amigos tenemos. Parece una buena idea para desahogarse.
  8. Y por último, nuestra tradición favorita para Nochevieja es colocar una maleta en la puerta de casa para que este 2013 esté cargado de viajes y experiencias nuevas. ¿Te apuntas?

Si viajas durante la noche de fin de año te recomendamos que pongas en práctica el refrán  ”Adonde fueres, haz lo que vieres”. Y por supuesto, te animamos a que nos cuentes tu experiencia.

¡Te deseamos un feliz comienzo de año!