Una de nuestras mundinautas mas pequeñas nos ha contado sus primeras vacaciones en la playa.

Hola soy Carla, tengo 4 meses y medio, y os voy a contar como han sido las primeras vacaciones de mi vida, que por cierto casi me quedo sin ellas porque mis papás decían que era muy pequeñita para ir de vacaciones, -y aunque yo les decía que no, que ya era mayor, no me entendían (empiezan pronto a no entender a los hijos)- y empezaron que si a la playa o a la montaña, y tras consultarlo con mi pediatra les dijeron que el agua de la playa me iría muy bien, así que dicho y hecho… ¡¡a la playa!!.

Ahora solo tocaba encontrar donde íbamos a pasarlas, y es que se preocuparon mucho de ir a un sitio donde si me ponía malita se encontrase un medico cerca, bueno cosas de esas de “Papás Primerizos”. Bueno, al final decidimos ir a Valencia, así teníamos playa, cultura y sitios donde ir de compras…  (cosas de mamá) debe de ser lo normal en las vacaciones, ya que como son las primeras a mi me pilla un poco verde.

Así que dicho y hecho, llamamos a mi tía María para que nos buscaran un buen Hotel, bien situado y cerca de de todo un poco; la verdad es que el Hotel que nos recomendaron estaba genial, fueron muy atentos conmigo, nada más entrar las chicas de la recepción me dijeron que era muy guapa y me hicieron cosas para hacerme reír, -punto positivo para el Hotel- cuando subimos a la habitación me habían preparado una cunita para mi, con unas toallitas metidas dentro, y una frase de “Bienvenidos a Valencia” puesta en el espejo de la habitación –así que otro punto positivo- tras ver que la habitación estaba muy bien, papá bajó a por las maletas, cuando las subió y llamo a la habitación, no se veía a papá, ya que parecía uno de esos señores que ayudan a los alpinistas con las mochilas, y venía con lo poco que necesito para mis vacaciones: con gusarapo, con mi mantita, con mi ropita, con mi carrito, con todos mis biberones, neceser, calienta biberones, pañales… vamos cuatro cositas de nada, y luego una maleta para ellos dos. Papá nada mas entrar en la habitación suspiraba, ya que venia todo sudadico, y decía nosequé de que -si nosotros somos de tierra de almendros y de secano, que tanta humedad no puede ser buena…-

El primer día fuimos a ver un poco la ciudad y a por las entradas del Museo de las Artes y las Ciencias y L’Oceanografic de Valencia. A mi lo que mas me gusto fue el acuario ya que estaba lleno de cosas de colores que iban de un lado a otro sin parar y me parecía muy divertido y no quería mas que me cogieran mis padres para poderlos ver mas de cerca, ellos decían no se que de peces, así que esas cositas de colores que no paran de menearse serian peces, yo era la primera vez que los veía…

Carla en Valencia - Nautalia

Otro día fuimos a la playa y estuvo muy guay, me metieron en el mar y el agua estaba un poco mas fría que en mi bañerita y se movía mucho mas, al principio me asuste, pero luego estaba genial, ya que cuando venia un montón de agua a por mi, mamá me sacaba del agua y me parecía súper divertido, luego jugueteando en la arena, que se me pegaba a los pies y me gustaba patalear y llenarme de arena y como todo lo bueno se termina al ratin nos fuimos y estuvimos viendo los chiringuitos de la playa, aunque ahora no me hacían mucha gracia y me quede dormida, veo que eso tiene pintas de gustarme cuando sea mayor…

Y en definitiva esas fueron mis primeras vacaciones, espero que os haya gustado.

Un besito,

(Carla Espiago Forcada)