Nuestra compañera de Oficinas centrales nos cuenta cuáles son sus rincones favoritos de la capital…

He vivido en varias ciudades, dentro y fuera de España, pero al final la cabra tira al monte y acabo siempre en el principio. Me he recorrido esta ciudad una y mil veces, desgastado sandalias y botas y encontrando siempre una razón más para sorprenderme.

Las grandes ciudades generan a partes iguales fascinación y rechazo, se nos junta la contaminación, la impersonalidad, el anonimato, la suciedad y la cultura. Un día puedes sentirte el Rey del Mundo paseando por la ciudad, y al siguiente poco más que un bicho en el asfalto.

Aun así, Madrid es una ciudad llena de luz, la capital europea con más días de Sol por año y por extensión con menos días de lluvia. Una ciudad para pasear y para encontrar sitios nuevos en cada paseo. Tengo una larga lista de sitios a los que vuelvo de manera recurrente cuando me apetece encontrar el camino de vuelta y hacer un paréntesis en el estrés diario, pero si tuviera que quedarme sólo con tres estas serían mis apuestas.

  • La cafetería del Cine Doré. Uno de los cines más culturetas de Madrid, su cafetería no tiene nada de especial exceptuando el ambiente. Uno de esos sitios para cogerse la libreta, sentarse a tomar un trozo de tarta y ponerse a escribir destilando creatividad. Se cazan conversaciones de películas, de política y de libros. Uno de esos cines a los que se puede ir sólo sin que la gente te mire con lástima. Mi recomendación es que vayas a media tarde, sobre las 4.30 con la primera sesión, te sientas en una de las mesas y disfrutes con los tragaluces que hay en el techo. Y si te entran ganas, no dudes en meterte a ver una película, pero vete mentalizado de que la comodidad de los asientos no tiene nada que ver con el Kinepolis.

 

  • La Plaza Olavide. Situada muy cerca de la plaza de Bilbao, está escondida entre bloques de edificios. Es la plaza de los limones granizados, las cañas y las pipas. Lo difícil es encontrar mesa si vas después de las 20.00, medio Madrid estará evitando el calor tomando “La Fresca”. Los niños corretean por el parque que hay en el centro, no hay coches, es peatonal. Un respiro entre tanto tráfico. Cuando estés sentado en una de las terrazas tomándote algo con amigos, mira hacia arriba, descubrirás los áticos y te encontrarás fantaseando con vivir en alguno de ellos.

 

  • El Retiro, suena a topicazo y supongo que en gran medida lo es. Debe ser uno de los sitios favoritos de todos los madrileños. No llega a ser ni la cuarta parte que Hyde Park o Central Park, pero El Retiro tiene algo. Se puede hacer casi de todo dentro, jugar a padel, tirarse en el césped, ver exposiciones, practicar yoga, pasear en barca, patinar, o incluso comprar libros en la Feria del Libro. Es una lástima verlo a ratos tan desgastado por el sobre uso que hacemos de él. El césped clarea en muchos sitios y no siempre está tan limpio como gustaría, pero aún así sigue siendo uno de esos sitios por los que vale la pena pasar de vez en cuando, desconectar y disfrutar.

¿Cuáles son tus rincones favoritos de tu ciudad?

(Patricia, Oficinas Centrales)