Roma, conocida también como la Ciudad Eterna,  recibe cada año la visita de más de 20 millones de personas y se le considera la ciudad más grande de Europa. Ven a concer la capital de Italia y conecta con la esencia de sus tradiciones a través de sus legendarios monumentos.
Imagen de Fotopedia

Dirígete hacia la Fontana de Trevi, la fuente más famosa del mundo, y cumple con la tradición lanzando una moneda como señal de que volverás a Roma. Desde la ciudad podrás desplazarte hasta el Vaticano y visitar la mítica Basílica de San Pedro donde se concentran cientos de peregrinos, procedentes de rincones de todo el mundo, para recibir la bendición del Papa.

Descubre las huellas de los sucesos históricos más relevantes de Italia con el enorme y majestuoso monumento dedicado a Victor Manuel II. Fotografíate ante el impresionante edifico de mármol blanco que se construyó para homenajear al primer rey de la Italia unificada. Para los más supersticiosos Roma ofrece la posibilidad de vivir curiosas sensaciones al introducir la mano en el interior de la Boca de la Verdad. Una gigantesca y grisácea máscara de mármol que, según cuenta la leyenda, mordía la mano de todo aquel que mintiese. ¿Creéis que os morderá, o no?

No podrás irte de Roma sin antes visitar el único y espectacular Coliseo Romano. Viaja al pasado al contemplar los restos de un anfiteatro que vivió las peleas de los gladiadores que daban espectáculo a los romanos. Sitúate en el lugar donde el César decidía dar vida a los ganadores o inclinaba su pulgar a los derrotados. No puedes perderte uno de los símbolos de Roma.

Date un paseo por La Plaza Navona, situada en pleno casco antiguo de la ciudad, y a la que se le considera una de las plazas más populares. Déjate caer por alguna de sus terrazas y disfruta del tránsito de sus gentes.

Imagen de Fotopedia

Nada mejor para hacer un descanso de tus compras que sentarte en la escalinata de la Plaza de España, ya que ésta se encuentra muy cercana a las zonas de tiendas y restaurantes. También se ha convertido en un punto de reencuentro entre personas y un lugar donde el ligoteo se respira en el ambiente. ¡Quién sabe, puede que tu media naranja te esté esperando en el corazón de Roma!

…Y para los más enamorados podéis prometeros amor eterno en el romántico Ponte Milvio. Coloca tu candado y lanza la llave al río para que vuestro amor dure sea eterno.