Nuestro compañero Fernando ha estado estos días en San Sebastián y ha querido contarnos cómo se lo ha pasado, te vienes a San Sebastián?

San Sebastián se convierte cada vez con más frecuencia en mi destino preferido para escapadas de fin de semana y puentes. Mi primera vez fue hace tan solo 3 años, y este verano ya van 2 visitas en tan solo un mes, y las que me quedan…

El pasado puente de Santiago Apóstol me invitaron a pasar el fin de semana en Donosti, y claro cómo iba a decir que no, me bastaron minutos para aceptar la invitación y prepararme para disfrutar de las mejores tapas, de los agradables paseos por el Boulevard y como no, de las olas.

Adri, mi compañero de viaje, y yo nos alojamos en casa de unas amigas, a los pies de la Playa de la Zurriola. No pudimos tener más suerte, casa en la playa, material de surf para todos y la mejor cocinera. Arantxa, la madre de mis amigas, nos deleitó con los mejores platos y postres; empanada de bonito, bizcocho de chocolate, muffins y muchas otras esquisiteces…Gracias familia Alberich!

El mejor aliciente fué coincidir con el festival de Heineken Jazzaldia, con grupos que abarcaban diferentes tendencias musicales como  jazz, folk o indie rock. Entre las estrellas que acudieron al evento; B.B. King, un grande del Jazz, Crystal Fighters con su gran tema La plage, y muchos otros que actuaban desde el Jueves hasta ayer Lunes  repartidos entre diferentes escenarios.

Los escenarios, carpas y terrazas donde tenían lugar las actuaciones no podían estar mejor situados. El escenario verde estaba sobre la arena de la Playa de la Zurriola, con otros 2 escenarios a su vera y a las puertas Palacio de Congresos Kursaal. Además de la perfecta localización y la variedad musical; debo añadir el puntazo del precio; 0 euros fue lo que pagamos por ello, mola o no mola? Pues apúntatelo en la agenda para la próxima.

La ruta de pinchos es obligatoria si visitas esta ciudad; el domingo fuimos a tapear por los numerosos bares situados en las calles de “lo viejo”, así llaman los lugareños al casco antiguo. Nada más y nada menos que 4 horas tapeando y bebiendo txacolí; vino blanco muy típico de la región norte e ideal para acompañar los pinchitos.

No todo fue fiesta, música y tapeo; también hubo tiempo para hacer algo de deporte, hay que ser equilibrado! Estando en una región con olas aprovechamos para echar más que algunas surfeando. La lluvia acompañó gran parte del tiempo, una aventura emocionante, metido en el agua con la tabla de surf y al mismo tiempo escuchando a los grupos que calentaban motores para actuar por la noche.

Sin duda, otro fin de semana increíble en Donostia.

(Fernando, oficinas centrales Nautalia)