Silverstone es un curioso destino inglés. Su principal atractivo turístico es su autódromo en el que se disputa el Gran Premio del Reino Unido de Fórmula 1. Pero no sólo existe la Fórmula 1 en los alrededores de Silverstone.

El circuito de Silverstone se ha convertido, con el paso de los años, en una reliquia histórica. El primer Gran Premio se corrió en este circuito, que por aquel entonces era un aeródromo inactivo desde la Segunda Guerra Mundial. Cuando lo visites, aún podrás observar las tres pistas de despegue, trazadas en el clásico formato triangular de la época.

Además del emblemático circuito de Silverstone, en sus alrededores encontrarás la calma más absoluta disfrutando de rincones realmente hermosos. Si visitas el condado de Northamptonshire será como introducirte de lleno en los paisajes que vivían los habitantes ingleses en la antigua la Edad Media. No en vano, a este condado se le llama a menudo el de los “hacendados y capiteles” por su gran variedad de históricos edificios y casas de campo.

En los alrededores de Silverstone admirarás la belleza de aldeas y casas de piedra así como sus pubs tradicionales y verdes valles plagados de naturaleza. Sin duda, es un lugar ideal para descansar y relajarse paseando a través de los sinuosos senderos y los caminos rurales desde los que conocer encantadores pueblos de piedra y paja.

La emoción del circuito con más historia de la Fórmula 1 por donde han pasado los mejores pilotos se da la mano con la tranquilidad y la calma de la típica naturaleza rural inglesa.

 

¡En Silverstone lo encontrarás todo!