Túnez es una ciudad plagada de detalles exóticos que le aportan un encanto especial, por eso en Nautalia nos gusta mucho la capital de la República de Túnez.

Esta encantadora ciudad está situada en el norte de África, al final del golfo de Túnez, entre la llanura costera y las colinas que la rodean. Está unida por un canal al puerto de La Goleta. En el norte de la ciudad podrás descubrir la masa verde del Belvedere, y al suroeste, el cerro del cementerio de Jellaz. Al este está la medina de Túnez, el centro de la ciudad y el principal lugar que tienes que visitar.

La medina está compuesta de callejuelas y pasadizos cubiertos. Te introducirás de lleno en un mundo mágico con multitud de densos olores y una gran variedad de colores que provienen de los activos y bulliciosos centros de comercio y trueque que allí se encuentran. Podrás observar infinidad de productos que se declaran como ofertas. Desde la marroquinería más elaborada hasta utensilios de plástico en grandes bazares de souvenirs para el turista y hasta en minúsculos talleres de artesano. Por supuesto, la medina de Túnez fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco ya en 1979.

Llegarás a la ciudad moderna cruzando la puerta de Francia, antiguamente llamada “puerta del mar”. Está atravesada por la gran avenida Bourguiba, considerada por muchos como los Campos Elíseos tunecinos. Verás cómo sus edificios de estilo colonial de principios de siglo XX contrastan con la arquitectura de estilo árabe de la ciudad antigua, cuyo nombre sería la “ciudad de los indígenas”.

Y estos son sólo los principales lugares. Sin duda, los más de tres mil años de historia de Túnez han hecho de esta ciudad… ¡un verdadero encanto africano!

 

¡Viaja a Túnez con nosotros!