Esta es la experiencia del viaje en familia de uno de nuestros compañeros.

Cuando empiezas a pensar en las vacaciones lo primero que piensas en dónde voy con estos dos monstruos (Mis dos hijos)

Tienen que ser unas vacaciones en el que pases el máximo tiempo jugando. No ver muchos sitios ni culturales ni gastronómicos, que no hayan ido nunca, que haga buen tiempo, y a ser posible que les guste las fotos del hotel.

Entonces sacas un compás y dices voy a ver el sitio más cercano a la playa desde mi casa. Ves playas, ves hoteles, ves sitios donde ir cercanos. Al final vas agrandando el compás y te salen 650 kms.

Este año, me he decidido ir a Costa Ballena en Cádiz porque me han dicho que es muy familiar.

Ya tengo reservado el hotel, y surge la primera pregunta ¿A qué hora salgo para hacerme los 655 kms lo más ligeros posibles?

¿Dónde hago las paradas? ¿Dónde echo gasolina?

Tomo la gran decisión, salgo a las 6 de la mañana, y así con paradas, llego a comer cerca del hotel, y después descansamos un poco ya en las habitaciones.

Llega el día anterior a la salida, y te pones a guardar la ropa de los niños, ropa por si llueve, ropa por si hace frío, ropa por si acaso, al final…¡Una maleta para cada niño!

Y cuando crees que has acabado, lo más importante, queda la infraestructura de viaje: Bañadores, flotadores, cubos y palas, raquetas, pelotas, gorras, crema de sol, crema para después del sol, zapatillas para la arena, gafas para la piscina, gafas para bucear, balones…

¡Otras 2 bolsas de viaje!

Ah y falta otro elemento indispensable, el botiquín. Crema para golpes, para quemaduras, para mosquitos, jarabe para la fiebre, para la tos, para los dolores, tiritas. ¡Otro paquete!

Total, llevas 5 bultos y no has comenzado a hacer tu maleta.

Piensas en lo que te cabe en el coche, y junto a tu pareja, ajustas y aprietas toda la ropa en esa bolsa de promoción que te regalaron y que nunca habías usado, pero que es la única que crees que ya te cabe en el coche.

12:00 de la noche. Vas a llenar el depósito de gasolina para parar lo más lejos posible.

01:00 horas. Por fin todo preparado y a las 6 quiero salir de viaje.

02:00 horas. Te tocan el hombro. “Papá ¿ya es la hora?”, es que no puedo dormir” “Venga vete a la cama que hay que ir descansado, yo te llamo, no te preocupes”

05:00 horas. Suena el despertador. Casi no he dormido. Voy a ver cómo están los niños, y están los dos con los ojos abiertos como platos “¿Ya es la hora?”

Nos levantamos, nos lavamos, recogemos las cosas y continuamos.

Bajas las maletas y ¡Oh Dios! ¿Cómo hago este tetris?. No caben. Es increíble si he pedido el coche a mi hermana porque tiene más maletero y no cabe todo.

Arriba, abajo, del derecho, del revés, al final en el maletero se mete lo que se puede, y en los pies va el resto de bolsas.

8:00 de la mañana. (Sí, está bien escrito, 8 de la mañana), Al fin salgo del garaje.

8:01 de la mañana. “Papá, se me ha olvidado Conejito”. Frenazo y sube corriendo a por el peluche.

Por fin arrancamos. Estoy cansadísimo y me quedan 650 Kilómetros.

(Damián Barrio, Oficinas Centrales)