Valencia es una de las principales ciudades de España. Este importante destino ofrece a sus visitantes una amplia gama de opciones interesantes. Aunque si hay que destacar un activo principal, ese es el estilo modernista.

La Casa Consistorial, que integra dos estilos distintos en la Casa de Enseñanza y el cuerpo del edificio; el Mercado Central, uno de los principales atractivos turísticos de Valencia; el Mercado de Colón, con multitud de comercios y la Estación del Norte, uno de los monumentos más emblemáticos, son los edificios más destacados del precioso modernismo valenciano.

El boom turístico de la ciudad ocurrió cuando se construyeron los nuevos iconos arquitectónicos y culturales de Valencia. La Ciudad de las Artes y las Ciencias, el Palacio de la Música, el Palacio de Congresos o el Bioparc son los ejemplos más claros del desarrollo de la capital levantina.

También alimentó este boom turístico la celebración en Valencia de varios eventos de primer orden mundial que pusieron a la ciudad en el mapa del turismo de calidad. Las dos ediciones de la America’s Cup o el Gran Premio de Europa de Fórmula 1 en el circuito urbano de Valencia son los ejemplos más destacados.

Por otro lado, podrás disfrutar de edificios como la Puerta de Serranos, una de las puertas más bonitas que custodiaban la antigua muralla de la Ciudad de Valencia; el Palacio de los Marqueses de Dos Aguas, de estilo rococó y el Puente de la exposición o de “la Peineta” diseñado por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava.

En cuanto a monumentos religiosos, en esta ciudad deberás visitar la Catedral de Valencia, de estilo gótico aunque con elementos del románico, el renacimiento, el barroco y el neoclásico; la Basílica de la Virgen de los Desamparados, de estilo barroco; la Iglesia de Santa Catalina Mártir, también gótica; la Real Parroquia de los Santos Juanes, cuyo interior es de una desbordante imaginación barroca; la Iglesia de San Juan del Hospital y el Monasterio de San Miguel de los Reyes.

Por si todo esto fuera poco, en Valencia encontrarás dos playas urbanas de arena fina y dorada. La Playa de las Arenas y la Playa de la Malvarrosa son de obligado disfrute en tu viaje a este destino. A lo largo de estas playas desconectarás de todo paseando por un extenso paseo marítimo y relajándote en los numerosos locales que te dedican una amplia oferta de gastronomía y alojamiento.

Así que ya sabes, visita el litoral levantino y… ¡Disfruta de Valencia!