Viena está situada en Europa Central, a orillas del Danubio, en el valle de los Bosques de Viena, al pie de las primeras estribaciones de los Alpes. La característica que da mayor fama a la capital de Austria es su consideración universal como la “capital musical de Europa” desde el siglo XVI. Esto sucedió gracias a la construcción de importantes obras arquitectónicas y creaciones musicales desde que los Habsburgo convirtieran la ciudad en la capital del país en 1556.

Gran parte del legado musical se transmite en los monumentos de Viena, de los cuales, el más destacado es la Ópera Estatal de Viena. Se trata del centro neurálgico de la vida musical vienesa y uno de los polos de atracción del universo musical. Actualmente, la Ópera de Viena mantiene una programación que sigue el sistema de “repertorio”. En él, la compañía residente, apoyada por los cantantes de ópera más importantes del panorama internacional, representa un número determinado de obras del repertorio de la compañía que van alternando durante toda la temporada.


Viena, además, es una de las capitales más antiguas de Europa, por lo que cuenta con un importante patrimonio artístico e histórico. La herencia arquitectónica y urbana de la capital austríaca ilustra realmente bien tres períodos claves en el desarrollo político y cultural de Europa: la Edad Media, el período barroco y el Gründerzeit, un periodo económico y cultural del siglo XIX que coincide con la industrialización de Centroeuropa en el que la burguesía se sitúa a la vanguardia cultural de la sociedad y tiene lugar el apogeo del liberalismo clásico y la arquitectura historicista.

Dejando a un lado la temática musical, entre los monumentos más relevantes de la ciudad se encuentran la Catedral de San Esteban de Viena, testigo de multitud de eventos de la historia de Austria; el Palacio Imperial de Hofburg, la residencia de la mayor parte de la realeza de la historia austriaca que ahora es la residencia del presidente de la República de Austria; y el Palacio de Schönbrunn, también conocido como el “Versalles vienés”.

Por supuesto, la Unesco ya declaró el “Centro histórico de Viena” como un lugar Patrimonio de la Humanidad, así que, si aún no has visitado esta preciosa capital… ¿A qué estás esperando?

¡Viaja con Nautalia! ¡Visita la capital de la música!